estiércol de establo

Qué haremos con el estiércol de establo. Por Julius Hensel.

Qué haremos con el estiércol de establo es un trabajo realizado por Julius Hensel de su libro panes de piedra. Rendimos este pequeño homenaje a este gran investigador y divulgador de la agricultura.

Antes de que la atención del hombre fuera puesta sobre el hecho, de que el mejor fertilizante natural para recuperar un suelo gastado se consigue a partir de nuevo suelo proveniente de roca primitiva pulverizada con contenidos de carbonato y sulfato de calcio, los hombres se centraban en aquella parte del alimento que el ganado el lugar de asimilar, excretada: el estiércol.

La gente estaba familiarizada con la costumbre popular de que nada creciera en un suelo gastado, si este no era abonado con estiércol. Ahora, sí bien para conseguir estiércol debemos criar ganado, para esto también se necesitan establos y personas a su cargo. Una considerable extensión de tierra que debe ser sacrificada con el fin de suministrar el forraje necesario.

Y ya que se dice que, sin el estiércol nada puede crecer, el estiércol debe ser usado en el cultivo del forraje del cual se alimenta el ganado con el fin de producir estiércol y así obtener más forraje.

En tal círculo vicioso, ¿Dónde están las ventajas de criar ganado?

La crianza de ganado solo genera renta en las regiones montañosas en donde la generosidad del Rocío transforma las rocas en vegetación, o también en los pastizales irrigados por canales, pues en estos el subsuelo es naturalmente húmedo, y sin agua nada puede crecer.

En las regiones pantanosas el creador del ganado puede mantener sus manos dentro de sus bolsillos, mientras observa como el gana “introduce” dinero dentro de ellos, pero en otras regiones, “saca” dinero de los bolsillos de su propietario en lugar de introducirlo.

De todas formas, la producción de leche, queso, lana, así como la necesidad de tener caballos para el transporte, hace que la crianza de caballos y ganado sea un tema para tomarse en cuenta. Pero sí bien todo tipo de ganado genera estiércol sólido y líquido, nos hacemos la pregunta:

“¿qué debemos hacer con él?”.

El Hecho que el estiércol establo indudablemente promueve el crecimiento de las plantas, le confiere un cierto valor. Este valor no se debe al nitrógeno sino más bien a los minerales y óxidos que contiene y a las combinaciones de hidrocarburos.

Esto significa que los carbohidratos carbonados no necesitan ser primero producidos por el sol porque pueden ser utilizados gracias a un sencillo cambio en su estructura -comparables a ladrillos listos para la construcción-, con el resultado de que su crecimiento en la fría primavera puede ser más veloz que cuando el calor del sol va a hacer toda la tarea de extraer el carbono de las rocas carbonatadas con la ayuda del agua.

Aún esta ventaja no tendrá que ser considerada de una manera tan determinante, ya que el mismo resultado, un resultado casi cuatro veces mejor de acuerdo con mi experiencia, puede obtenerse por medio de una mezcla balanceada de rocas finamente trituradas.

Este polvo de piedras -qué es seco mientras el estiércol es húmedo-, tiene un valor cuatro veces mayor como mínimo; además de esto los minerales en su mayor parte han sido eliminados del estiércol al pasar a través del cuerpo de los animales o de los hombres, mientras que la mezcla del polvo de rocas la contiene en abundancia.

Pero por supuesto, no todos los minerales estarán ausentes en el excremento porque en los casos en que la alimentación haya sido súper abundante en ellas, parte de esta todavía permanecerá.

Lo anterior no significa que el estiércol carezca de valor.

Los cuerpos animales contienen aproximadamente cuatro quintas partes de agua y de igual manera existen cantidades considerables de agua en los cultivos.

La paja en estado seco, por ejemplo, a someterla a calor todavía libera un 15% de agua, y el forraje verde y los vegetales contienen unas tres cuartas partes o cuatro quintas partes de agua; además en algunas raíces la cantidad de agua es hasta nueve décimas.

Considerando las propiedades del agua, el estiércol de establo no debe valorarse demasiado ya que solo se puede procurar de los cultivos un peso equivalente.

Está razón tampoco constituye un argumento para rechazarlo, debería ser liberado de las características perjudiciales que se la atribuyen debido a la excesiva cantidad de nitrógeno.

En lo concerniente al estiércol líquido, de hecho casi provoca poco daño, ya que a pesar de los eruditos en material de estiércol, el granjero común vierte el estiércol líquido sobre sus campos en donde el amoniaco N2H6 es oxidado el nitrógeno N₂ y agua H6O3 antes de que esté complete, como mínimo antes de que el amoniaco haya sido diluido bastante, como los campos con riego, nada crecerán ellos.

El aspecto más importante yace de esto: que no es el nitrógeno, el cual está combinado orgánicamente con hidrocarburos como la leusina, tirosina y el urato de calcio, el aspecto más perjudicial del estiércol, sino el carbonato de amonio, el cual se forma a partir de la úrea del estiércol líquido (gülle).

El Amoníaco libre es un veneno para las plantas.

El Amoniaco no es únicamente venenoso para las raíces de las plantas; también lo es para los animales, en ellos produce parálisis, y si se encuentra disuelto en la sangre en una mínima cantidad.

Con respecto a esto citaré un caso actual que hace relación al estiércol de los establos y de este caso podremos aprender una lección aplicable en casos similares:

En cierta caballeriza era normal que en verano los pisos de paja de las pesebreras de los caballos fueron sacados al aire libre en la mañana, con el fin de que se secaran, entrandolos nuevamente en la tarde.

En las pesebreras de esta caballeriza una notable mortandad de caballos tuvo lugar y, ¿cuál era la causa?. El estiércol líquido, que la paja se volvía cada vez más concentrado, por lo cual se generó una cantidad de excesiva de carbonato de amonio, ya que la úrea en estado húmedo se transforma en esta sustancia.

estiércol de establo

Estos vapores amoniacales, de hecho, son perceptibles en cualquier caballeriza, pero no aquellas pesebreras militares estén mal era extremo. Al pisar cerca de las pesebreras, los vapores amoniacales que se elevan irritando la boca y las fosas nasales, también provocan catarro y secreción de lágrimas en los ojos.

Ahora, ya que las cabezas de los caballos se encontraban inclinadas por encima de las pesebreras, ellos, continuamente inhalaban potentes concentraciones de amoniaco. Esto actúa de una manera paralizante sobre el sistema nervioso.

Los caballos empezaron a tener fiebre, dejaron de comer y murieron.

El médico veterinario no reconoció el carbonato de amonio como la causa real del aterrador número de casos de enfermedad y muerte, sin embargo, de acuerdo con su dictamen, las pesebreras estaban infectadas con Bacilo. Se ordenó entonces una completa desinfección con ácido carbólico (fenol).

Para este propósito, las camas de paja, también llenas de Bacilo, fueron sacadas y de esta manera el ”brillante” médico veterinario ganó una victoria científica, ya que después de haber sacado y quemado las camas de paja y a ver desinfectado las paredes, la mortalidad ceso por el momento.

En mi libro, “La Vida”, yo recomiendo la transformación de carbonato de amonio -el cual proviene del estiércol líquido-  en sulfato de amonio y carbonato de calcio inodoros, espolvoreando los establos con yeso.

Por medio de esto el estiércol sólido y el líquido son liberados de sus características perjudiciales, las cuales se manifiestan en cualquier lugar, donde el estiércol haya sido removido y sustituido por nuevos pisos de paja.

Aquellos que hasta ahora no han escuchado las llamadas de atención de los vapores de carbonato de amonio y de sus nefastas consecuencias, quizá seguirán consultando a los veterinarios, sobre cómo poner fin a la presencia de enfermedades en su ganado.

Ya hemos mostrados como carbonato de amonio puede volverse inofensivo.

Ahora con el fin de incrementar el valor del estiércol, las rocas primitivas con contenido de potasio y sodio, transformadas a polvo, deben ser esparcida sobre los campos antes de esparcir sobre ellos el estiércol.

Por medio de esto, los hidrocarburos nitrogenados del estiércol sólido y líquido son imposibilitados de entrar a un estado de fermentación y descomposición, lo cual da lugar a incompletos productos amoniacales en descomposición, que en parte, gracias a la capilaridad, ingresa las plantas sin ser previamente transformados en sustancia vegetal.

Estas plantas, a ser cocida libera un olor a enfermedad, como puede observarse en vegetales cultivados en campos abonado con estiércol. Ahora incluso se dice que se cultivan rosas en campos irrigados de esta manera cerca a Berlín; sin embargo el origen de las rosas búlgaras de las cuales se extrae aceite de rosas, se encuentra en las faldas de los Balcanes, que contienen granito, gneis y pórfido; esto significa que la Rosa requiere un suelo de rocas primitiva desintegradas, o en otras circunstancias, de un fertilizante a base de polvo de rocas.

En general, las rosas fertilizadas con este son invadidas por pulgones en sus hojas, osea que cualquiera que se aventure al cultivo de las rosas en este tiempo de campos no debe esperar gran éxito.

Con el fin de mostrar una vez más el bajo valor real del estiércol de establo y de excrementos en general, puede demostrarse que el amoniaco nitrogenado es perjudicial.

Lo que en realidad si es efectivo son los hidrocarburos combustibles, los cuales son en sí mismo material de construcción, y aún más, los minerales y óxidos a los cuales están unidos los hidrocarburos, ya que los hidrocarburos en sí mismos son más perjudiciales que benéficos para el crecimiento de las plantas.

Esto puede observarse si vertimos petróleo en el suelo de una planta de matera. Pero al contrario los hidrocarburos combinados con bases y solubles en agua aumenta la formación de hojas.

Lo resumiré en la siguiente forma:

  1. El Nitrógeno en la forma de carbonato de amonio es directamente perjudicial para el crecimiento de las plantas.
  2. El nitrógeno no es necesario como fertilizante para el crecimiento de las plantas, si el suelo contiene suficientes sustancias básicas fijas (elementos alcalinos y alcalinotérreos). La prueba de esto la hallamos en el fructífero suelo calcáreo de la región de Jura, el cual no es abonado con nitrógeno; de igual manera en las interminables tierras de pastos en América, y también en la vegetación de nuestras montañas alemanas. Si las plantas encuentran para su crecimiento, suficientes bases fijas, ellas recibirán un amplio suministro del nitrógeno complementario a partir del aire, el cual consiste en cuatro quintas partes de nitrógeno.
  3. El Nitrógeno del estiércol sólido y líquido puede ser usado para la construcción de plantas, sin embargo con el fin de producir cultivo saludables, es necesario adicionar a este una calidad suficiente de elementos alcalinos y alcalinotérreos, en forma de harina de piedra, como medida complementaria. De esta forma no solo preservamos, sino que además reparamos la naturaleza del estiércol del establo.

Fuente: Asociación ambientalista guerreros verdes A.C.

Título original: Panes de piedra. Por Julius Hensel

Investigación y traducción:

  • Fundación Juquira Candirú
  • Hans Landgraf
  • Jairo Restrepo Rivera
  • Sebastiao Pinheiro

Qué haremos con el estiércol de establo pdf

Productos relacionados

11,39€
27,30
in stock
1 Nuevo Desde 11,39€
Amazon.es
33,93€
in stock
3 Nuevo Desde 14,66€
Amazon.es
Envío gratuito
Última actualización: 3 diciembre, 2019 6:58 am

También te puede interesar

Política de Comentarios de EstoEsAgricultura


Responsable: David Dominguez | Finalidad: Gestión de comentarios | Legitimación: Tu consentimiento

Por favor lea nuestra Política de Privacidad antes de comentar.

Deja un comentario