Asociación de plantas para el control de plagas. Alelopatía.

Asociación de plantas para el control de plagas [ Alelopatía ]

La asociación de plantas para el control de plantas, es un fenómeno biológico por el cual un organismo produce uno o más compuestos bioquímicos que influyen en el crecimiento, supervivencia o reproducción de otros organismos.

Estos compuestos son conocidos como aleloquímicos y pueden tener efectos benéficos (alelopatía positiva) o efectos perjudiciales (alelopatía negativa) en los organismos receptores.

Los monoterpenos son los principales componentes de los aceites esenciales de los vegetales y son los terpenoides inhibidores de crecimiento más abundantes que han sido identificados en las plantas superiores. Son conocidos por su potencial alelopático contra malezas y plantas de cultivo.

Entre los más frecuentes con actividad alelopática se pueden citar el alcanfor, pineno, cineol y dipenteno. Entre las plantas que los producen están los géneros Salvia spp., Amaranthus, Eucalyptus, Artemisia y Pinus.

Generalidades asociación de plantas.

En las comunidades bióticas muchas especies se regulan unas a otras por medio de la producción y liberación de repelentes, atrayentes, estimulantes e inhibidores químicos. La alelopatía se ocupa de las interacciones químicas planta-planta (alelopatías) y planta-organismo (aleloquimias), sean estas perjudiciales o benéficas.

La alelopatía es el fenómeno que implica la inhibición directa de una especie por parte de otra ya sea vegetal o animal, usando sustancias tóxicas o disuasivas.

El fréjol verde y la fresa por ejemplo prosperan más cuando son cultivados juntos que cuando lo son separadamente. La lechuga sembrada con espinacas se hace más jugosa cuando se siembra en una proporción de 4 a 1 (4 plantas de lechuga por 1 de espinaca).

Uso alelopático.

La agricultura orgánica, ecológica o biológica hace buen uso de la alelopatía para proteger los cultivos del ataque de algunos insectos plaga mediante la intercalación de plantas aromáticas dentro del cultivo, como por ejemplo, ruda en los cultivos de papa, culantro y apio o perejil en los de hortalizas.

Estas relaciones se hacen especialmente importantes a medida que las plantas adultas sintetizan esencias y aromas característicos.

Algunas plantas segregan sustancias tóxicas que impiden cultivarlas en asociación como por ejemplo el ajenjo cuyas raíces son tóxicas. Sin embargo, estas mismas sustancias controlan pulgas y babosas cuando se utilizan en forma de té y alejan a los escarabajos y gorgojos de los granos almacenados. El hinojo, el eneldo y el anís rechazan insectos del suelo.

El efecto alelopático de una planta en otro organismo no es totalmente bueno o malo: está regido por manifestaciones de mayor o menor grado según las características de los organismos involucrados.

Sin embargo, el potencial de productos naturales que, por sus propiedades biológicas particulares, pueden ser usados como herbicidas, plaguicidas, antibióticos, inhibidores o estimulantes de crecimiento es prácticamente inagotable.

El estudio de las interacciones químicas entre las principales especies de un agroecosistema y del impacto de los aleloquímicos en su dinámica y producción debe conducir a metas ecológicas y a la búsqueda de mayor información que permita aprovechar mejor dicho potencial.

Alimentos cultivados con productos químicos.

Los alimentos cultivados con productos químicos, además de ofrecer menos calidad al consumidor, resultan también dañinos en su estructura biológica, molecular y química ya que algunos minerales aumentan mientras que los más necesarios disminuyen, creándose un desequilibrio.

Estas relaciones se hacen especialmente importantes a medida que las plantas adultas sintetizan esencias y aromas característicos.

Estos productos naturales tienen múltiples efectos que van desde la inhibición o estimulación de los procesos de crecimiento de las plantas vecinas hasta la inhibición de la germinación de semillas.

También evitan la acción de insectos y animales comedores de hojas al igual que los efectos dañinos de bacterias, hongos y virus. Así, los productos naturales conforman una parte muy importante de los sistemas de defensa de las plantas y tienen la ventaja de ser biodegradables.

Numerosas investigaciones científicas han demostrado que los productos cultivados con el sistema orgánico tienen más materia seca y por lo tanto mayor valor nutritivo por kilogramo de peso.

Por ejemplo, una coliflor pequeña tiene menos agua y posee mayor valor nutritivo y mayor capacidad de conservación que una grande de cultivación química.

Tipos de asociación de plantas (Control alelopático)

El control orgánico con plantas se ha utilizado desde hace mucho tiempo y su funcionamiento se basa en repeler y atraer insectos, gusanos y agentes vectores de enfermedades.

Las plantas que se usan para este fin son las hortalizas, las hierbas aromáticas, las plantas medicinales y las mal llamadas “malezas”.

En la asociación de cultivos por principios alelopáticos los tipos de control más frecuentes se hacen con plantas acompañantes, plantas repelentes o cultivos trampa.

Plantas acompañantes.

El término plantas acompañantes se refiere al uso en los cultivos de plantas que constituyen una combinación exitosa entre sí proporcionándose un beneficio mutuo, incluyendo el hecho de brindar una esencia aromática a la atmósfera cuando están sembradas entre los vegetales y en menor proporción cuando están en los bordes o al final de los surcos.

Por ejemplo, la ortiga (Urtica urens L.) sembrada cerca de cualquier planta aromática aumenta su pungencia y su aroma, específicamente al lado de la hierbabuena incrementa al doble su aceite esencial.

La milenrama o colchón de pobre (Achillea  millefolium) también aumenta la calidad aromática de todas las hierbas que crecen junto a ella.

Otra forma en que las hierbas contribuyen a mantener buenos huertos es controlando orgánica y biológicamente tanto enfermedades como insectos plaga ya que la prevención es más eficaz que la cura.

La naturaleza por sí misma nunca produce una sola clase de planta en una misma área.

En la práctica de monocultivo todo el cultivo puede enfermar por lo que no es una opción recomendable.

Usualmente es mejor desarrollar un paisaje de jardín que incluya una mayor variedad, donde todas las plantas que crecen juntas se proporcionan un mutuo beneficio.

Este último se da a través de la exudación de raíces, hojas y flores o residuos de plantas cuyas emanaciones son absorbidas de una planta a otra por conexiones que se establecen naturalmente y mantienen un equilibrio que el hombre ha perturbado.

Plantas repelentes.

Las plantas repelentes son plantas de aroma fuerte que mantienen a los insectos alejados de los cultivos. Este tipo de plantas protegen los cultivos hasta 10 metros de distancia. Algunas repelen un insecto específico y otras varias plagas.

Generalmente las plantas repelentes se siembran bordeando los extremos de cada surco o alrededor del cultivo para ejercer una barrera protectora.

Desde tiempos remotos se ha plantado una gran variedad de hierbas aromáticas en los bordes o en pequeñas áreas de los cultivos de vegetales, conociéndose los beneficios que brindan. La única excepción a la regla es el hinojo (Foeniculum vulgare) que genera efectos adversos en muchas plantas.

Las plantas aromáticas ejercen una influencia en sus plantas vecinas y además de beneficiarse mutuamente con ellas ejercen una acción repelente.

En la siguiente tabla se muestran las plantas acompañantes y repelentes que deben manejarse en el contexto de la diversidad productiva de una finca a fin de obtener beneficios tanto en cantidad como en calidad.

Tabla asociación de cultivos (Plantas acompañantes y repelentes)

Plantas acompañantes y repelentes, su efecto y forma de acción.
Cultivo Planta acompañante Efecto Forma de acción
Ajo Cebolla Contra comedores de hojas Repelente
Fresa Mejora el crecimiento Bioestimulante
Lechuga Contra insectos chupadores Repelente
Apio Cebolla Mejora el sabor Bioestimulante
Coliflor Controla pulguilla Repelente
Tomate Estimula el crecimiento Bioestimulante
Arveja Fréjol Mejora el crecimiento Bioestimulante
Maíz Contra barrenador Repelente
Zanahoria Mejora la germinación Bioestimulante
Brócoli Eneldo Contra gusanos tierreros Repelente
Manzanilla Contra pudrición cuello Preventivo
Menta Contra hormigas, áfidos Repelente
Cebolla Lechuga Contra gusanos defoliadores Repelente
Manzanilla Contra pudrición del tallo Repelente
Zanahoria Contra mosca cebolla Repelente
Col repollo Ajo Contra pulguilla Repelente
Menta Contra polilla del repollo Repelente
Hierbabuena Mejora el sabor Bioestimulante
Coliflor Caléndula Contra moscas Repelente
Hinojo Contra gusanos tierreros Repelente
Manzanilla Contra pudrición del tallo Preventivo
Fréjol Maíz Contra gusano cogollero Repelente
Papa Contra cutzo Repelente
Zanahoria Estimula la producción Bioestimulante
Frutales Ajo Controla piojos y hormigas Repelente
Rábano Controla piojos y hormigas Repelente
Hierbabuena Controla áfidos y pulgones Preventivo
Lechuga Ajo Controla gusanos y hongos Repelente
Eneldo Controla gusanos tierreros Repelente
Zanahoria Estimula crecimiento Bioestimulante
Maíz Arverja Controla barrenadores del tallo Repelente
Fréjol Controla cogollero Repelente
Papa Controla pulguilla Preventivo
Papa Controla el ataque de la mosca blanca Repelente
Patata Fréjol Contra pulgón Repelente
Maíz Contra gusanos Repelente
Flor de muerto Contra nematodos Repelente
Rábano Espinaca Contra pulgón Repelente
Lechuga Contra pulguilla Repelente
Mejorana Contra áfidos Repelente
Remolacha Cebolla Contra nematodos Bioestimulante
Eneldo Contra gusanos tierreros Repelente
Manzanilla Contra pudrición del cuello Repelente
Col repollo Ajo Contra pulguilla Repelente
Menta Contra polilla del repollo Repelente
Hierbabuena Mejora el sabor Bioestimulante
Tomate Albahaca Contra moscas y gusanos Repelente
Borraja Contra gusanos, atrae abejas Repelente
Caléndula Contra mosca blanca Bioestimulante
Perejil Atrae polinicadores Repelente
Zanahoria Cebolla roja Contra moscas Repelente
Lechuga Contra gusanos tierreros Repelente
Cebolla puerro Contra insectos y hongos Repelente
Varios Albahaca Atrae abejas Atrayente / Bioestimulante
Ajo Repele insectos Repelente
Borraja Atrae abejas Atrayente
Tomate Repele insectos Repelente

En la figura 14 se destacan el efecto y la forma de acción de la asociación maíz/ fréjol, una de las más practicadas por los agricultores del país.

Esta técnica está ligada a la cultura andina de cultivos que se generó y desarrolló antes de la conquista española y que permite manejar de manera idónea la producción de dos elementos básicos de la dieta campesina.

Asociación maíz/ fréjol.
Figura 14

El maíz es una gramínea ávida de nitrógeno y el fréjol una leguminosa capaz de fijar este elemento tomándolo de la atmósfera a través de los nódulos nitrificantes de su sistema radicular.

Mientras el maíz saca nitrógeno el fréjol lo repone de manera natural posibilitando además la solubilización del fósforo. Se establece así una suerte de compañerismo entre estas dos especies.

El maíz actúa como soporte o tutor natural prestando al fréjol su estructura para que se enrede en ella y pueda fructificar sin inconvenientes. Además, con las pilosidades de sus hojas es capaz de ejercer repelencia contra la mosca blanca y los minadores que suelen atacar.

Plantas Trampa.

El último tipo de control alelopático es el empleo de cultivos trampa: algunos agricultores acostumbran usar plantas que son altamente atractivas para los insectos desviándose de los cultivos principales.

Estas plantas pueden ser sembradas alrededor de los surcos o entre ellos, de modo que las plagas que allí se junten puedan ser atrapadas y eliminadas fácilmente.

Los cultivos trampa pueden servir como lugares de reproducción para parásitos y depredadores de las plagas.

A continuación, se presentan algunas plantas que actúan como cultivos trampa cuando se manejan al interior de las unidades productivas.

Tabla asociación cultivos (Plantas trampa)

Plantas que actúan como cultivos trampa
Cultivos trampa Nombre cientifico Acción que ejercen
Ruda Ruta graveolens Atrae moscas, evitando no solo los daños a los cultivos, y evitando su proliferación en los establos.
Soya Glycine max Atrae coleópteros cuando se siembra al interior de cultivos de cebolla y berenjena.
Tabaco Nicotiana tabacum L. Cuando está florecida segrega una sustancia pegajosa que hace que las moscas blancas y otros insectos voladores se peguen en sus hojas.
Flor de muertos Tagetes sp. Emite por sus raíces secreciones que actúan como inhibidoras de ingesta de los nematodos.
Hierbabuena Mentha piperita Distrae la atención de las polillas de varios cultivos.
Alfalfa Medicago sativa Sembrada en fajas atrae la atención de larvas masticadoras.
Eneldo Anethum graveolens Sembrado entre el tomate atrae larvas de gusanos.
Mostaza Sinapsis sp. Atrae los gusanos de la col repollo.
Mastuerzo Nasturtium officinale Evita el ataque de trips.
Rosa blanca Zinnia elegans Jacq. Sembrada al interior de un cultivo desvía a los coleópteros.

Modo de empleo de las plantas.

En el agroecosistema se encuentra una gran variedad de plantas aromáticas, medicinales, hortalizas, leguminosas y hasta malezas que por los metabolitos secundarios que poseen presentan características que les permiten atraer o rechazar insectos, favorecer o desfavorecer condiciones de desarrollo de otras plantas o cultivos, prevenir plagas y enfermedades, entre otros.

Estas interacciones permiten seleccionar las plantas medicinales aromáticas adecuadas para un propósito específico de control en el cultivo principal o para controlar parásitos o plagas en animales domésticos.

Es importante señalar que generalmente los preparados líquidos a base de esas plantas se dejan reposar de un día para otro y suelen dejarse al sereno y ser revueltos en el sentido de las manecillas del reloj para dinamizar y potenciar el líquido.

A continuación, se explica cada uno de los procedimientos para extraer las sustancias esenciales (aquellas que contienen el principio activo) necesarias para la obtención de algún beneficio particular y se presentan además algunos usos orgánicos de las plantas, así como el principio activo que contiene cada una de ellas.

Baño de semillas.

Se emplea para prevenir el ataque de hongos, plagas y para estimular la germinación.

  1. Se coloca unas gotas de extracto de hierbas en un litro de agua y se mezcla bien.
  2. Después de 24 horas se bañan las semillas dentro de la solución durante 15 minutos. Se deja secar al aire y se siembra.

Por ejemplo, el extracto de flores de valeriana (Valeriana officinalis) se emplea como desinfectante de semillas de apio, tomate, cebolla puerro, papa y varias plantas medicinales.

Infusión.

Suele emplearse cuando los principios activos que desean obtenerse son muy volátiles o se degradan fácilmente con el calor.

  • Hervir agua y adicionar las hierbas frescas. Tapar por unos minutos y colar.

Con este procedimiento se obtienen principios activos en bajas concentraciones.

Té.

Es una preparación similar a la infusión con la diferencia de que se trabaja con hojas y partes frescas de la planta. De esta forma los principios activos provienen directamente de los aceites esenciales de las plantas.

Su concentración será un poco superior a la de las infusiones.

Hidrolato.

Es básicamente un extracto acuoso al calor y es el método por el cual los principios activos de las plantas, especialmente las partes verdes y tallos, se concentran más y mejor.

  1. Introducir las hierbas frescas o secas en un recipiente resistente al fuego.
  2. Añadir agua hasta cubrirlas si son frescas o si son secas en proporción de 3 l/kg.
  3. Poner al fuego y se deja hervir hasta que el agua tenga un color más oscuro.
  4. Se cuela, se deja enfriar y se aplica generalmente diluido.

Purín.

Este procedimiento suele ser empleado para extraer principios activos de los tallos de las plantas.

  1. En un recipiente lleno de agua pura se colocan las partes verdes de la planta y se tapa muy bien.
  2. Se remueve la mezcla diariamente hasta que el purín no haga más espuma.
  3. Entonces se cuela y se diluye para utilizarlo solamente en la zona de las raíces.

Decocción.

Suele ser empleado cuando se trabajan principios activos contenidos en plantas muy leñosas o en troncos fuertes.

  1. Remojar las hierbas por 24 horas y cocinarlas durante 20 minutos a fuego lento.
  2. Enfriar y colar.

Se dice que este método es un purín hidrolatado puesto que su forma de preparación contiene estos dos procedimientos. Su concentración de sustancias es mejor que la de un purín, pero más baja que la que se obtiene a partir de hidrolatos.

Macerado.

Suele emplearse con frecuencia cuando los principios activos se encuentran en las zonas radiculares de las plantas o en los bulbos como por ejemplo el ajo, la cebolla o el jengibre.

  1. Se maceran o machacan las hierbas frescas o secas en agua pura y se dejan por 24 horas.
  2. Se cuela y se agrega más agua, según la proporción de dilución.

Extracto de flores.

Este método de extracción de principios activos es bastante raro pero es la mejor forma de trabajar con flores que es donde generalmente se concentran los mejores y más eficientes principios activos.

  1. Se desmenuzan y humedecen las flores.
  2. Se exprime bien el extracto y se guarda tapado en un lugar fresco.

Asociación de plantas para el control de plagas pdf

Productos relacionados

5,95€
6,99
in stock
5 Nuevo Desde 5,95€
Amazon.es
18,88€
18,90
in stock
2 Nuevo Desde 18,88€
Amazon.es
Envío gratuito
27,71€
in stock
2 Nuevo Desde 27,71€
1 Usado Desde 15,61€
Amazon.es
Envío gratuito
5,67€
6,45
in stock
8 Nuevo Desde 3,82€
Amazon.es
Envío gratuito
Última actualización: 28 febrero, 2020 11:43 am
¡Valora nuestro trabajo!
(Votos: 1 Promedio: 5)

Política de Comentarios de EstoEsAgricultura


Responsable: EstoEsAgricultura | Finalidad: Gestión de comentarios | Legitimación: Tu consentimiento

Por favor lea nuestra Política de Privacidad antes de comentar.

Deja un comentario

También te puede interesar