Tratamiento fitosanitario para el cultivo de la vid

Tratamiento fitosanitario para el cultivo de la vid o uva y afines.

Vamos a describir brevemente un tratamiento fitosanitario para el cultivo de la vid totalmente orgánico. Permitido en el cultivo ecológico de la uva.

Este artículo está extraído del libro del ABC de la agricultura orgánica, de Jairo Restrepo Rivera. Su web lamierdadevaca.com

Estas formulaciones y métodos han sido probados en muchas fincas a lo largo de todo el planeta. Si usted ha conseguido mejorar la fórmula o tratamiento original de Jairo, no dude en comentarlo a la comunidad EstoEsAgricutura.

Tratamientos orgánicos.

  1. Para severos ataques simultáneos de mildiu y oidio.

Preparar caldo bordelés al 1% más permanganato de potasio de cien a ciento veinticinco gramos por cada cien litros de caldo bordelés.

IngredientesCantidad
Caldo bordelés al 1%100 litros
Permanganato de potasio100 a 125 gramos
  1. Problemas provocados por el ataque de botrytis, tanto en el cultivo de la uva como en el de tomate. Se trata de corregir este problema con agua y cal hidratada.
  • Control del mildiu. Caldo bordelés aplicado más o menos cada 12 días.
  • Control del oidio. Caldo sulfocálcico aplicado más o menos cada 14 días. (Aplicar en racimos con brotes visibles entre cinco y diez centímetros).
  • Inicio de floración.
  • Bayas del tamaño de garbanzo.

NOTA: El ataque de Botrytis se intensifica por la utilización de fungicidas comerciales como el maneb y el zineb.

Recomendaciones para el tratamiento fitosanitario del cultivo de la parra.

Caldo bordelés al 1% enriquecido con sulfato de zinc al 0,05 y sulfato de magnesio al 0,05% para el estímulo de la proteosíntesis y la corección de las deficiencias en las plantas.

Materiales e insumos necesarios.

  • Bidón de 100 litros (Preferentemente de plástico)
  • Cubo con capacidad de 18 litros.
  • Palos de madera para remover.
IngredientesCantidad
Caldo bordelés al 1%100 litros
Sulfato de zinc50 gramos
Sulfato de magnesio50 gramos

Cómo preparar el tratamiento mineral para la vid.

  1. Preparar 100 litros de caldo bordéles.
  2. En el cubo de 18 litros, añadimos los 50 gramos de sulfato zinc y 50 gramos de sulfato de magnesio. Removemos bien hasta diluir los minerales. Utilizar agua templada para mejorar la disolución.
  3. Echamos la mezcla de los minerales en el bidón de 100 litros de caldo bordelés. Removemos bien toda la mezcla.

Los análisis muestran que la aplicación de estos micronutrientes (cobre, magnesio y zinc), más el aporte del azufre y la cal del caldo bordelés, provocan una caída en la concentración de aminoácidos asociados (proteosíntesis).

Los siguientes fenómenos pueden estar asociados a estos minerales:

  • a. Se aumenta la productividad.
  • b. Aumento del valor nutricional de las uvas.
  • c. Más azúcar en los frutos.

Controles fitosanitarios en el cultivo de la uva a base de compuestos sinérgicos de minerales.

Minerales
ZincSulfato de zinc.
MolibdenoMolibdato de sodio.
ManganesoSulfato de manganeso.
HierroSulfato ferroso.
BoroBórax.
CobaltoSulfato de cobalto.
CalcioCloruro de calcio.
MagnesioSulfato de magnesio.

NOTA: Consultar fórmula completa del biofertilizante Súper Magro.

El programa de estos tratamientos comprende hasta cinco intervenciones entre el rebrote y la formación de los racimos. Estos tratamientos están asociados con el estímulo de la proteosíntesis y la corrección de las deficiencias en las plantas.

Observaciones.

Estos tratamientos en el cultivo de la uva, seguidos de aplicaciones de zinc + manganeso al inicio del período vegetativo, y boro a partir de la floración, mejoran la calidad del leño (más maduro), aumentan el tamaño de los racimos y, al mismo tiempo engruesan la cáscara de la uva.

La falta de boro en la vid impide el desarrollo normal y la germinación del polen, lo que repercute en el cuajado.

Por ejemplo: El zinc en el cultivo de la parra tiene directa influencia en la formación de nucleoprotínas (son coloides hidrófilos) y fosfatídeos en las hojas, lo que explica la resistencia de la parra al calor, la sequía y las heladas. Se pueden realizar aplicaciones hasta de ½ Kg/ha.

El Zinc (Zn)

Provoca en la parra:

  1. Aumento de la productividad
  2. Mejoramiento en la calidad, debido al aumento de las cadenas de aminoácidos.
  3. Una aceleración en la maduración de los frutos.
  4. Finalmente, este mineral participa en la composición de algunas enzimas y en la síntesis del AIA.
  • El magnesio (Mg)

Su utilización también está asociada al control de secamiento del pedúnculo de los racimos y posterior secamiento de los propios racimos, para lo cual se recomiendan de dos a tres pulverizaciones de MgSO 4 al 5% (sulfato de magnesio al 5%).

  • Una aplicación al inicio de la floración.
  • La segunda aplicación de ocho a diez días después de la primera.
  • La tercera aplicación puede ser efectuada entre ocho a diez días después de la segunda.

En suelos ácidos, la absorción de magnesio se puede ver reducida.
También puede ocurrir un antagonismo en suelos con fuertes abonadas con potasio.

El cobre (Cu)

Los productos ricos en cobre pueden ser utilizados contra las molestias bacterianas, sin embargo, los productos cúpricos, que no son bactericidas, ejercen una acción contraría a las bacterias.

Hay unanimidad en que la acción provocada por el cobre, en relación con las enfermedades bacterianas, es indirecta.

Acción del cobre sobre el metabolismo de las plantas.

Se experimenta una regresión de las sustancias solubles nutricionalmente sensibilizadoras con la aplicación del caldo bordelés.

Esto parece explicar el efecto no fungicida, más anticriptogámico y antibacteriano, de los productos cúpricos por su acción benéfica sobre el metabolismo de las plantas.

Elementos minerales que son parte integral de enzimas y otros que actúan como activadores enzimáticos en las plantas
Los elementos que son parte integral de enzimasElementos que son activadores de enzimas
Hierro
Cobre
Zinc
Molibdeno
Magnesio
Manganeso
Cloro
Boro
Yodo
Azufre
Calcio

El uso de fungicidas como puerta de entrada de enfermedades viróticas:

«La aparición de enfermedades viróticas en los cultivos, se registra a partir del momento que los agricultores dispusieron de fungicidas considerados, a priori, eficaces, es decir, capaces de eliminar las enfermedades criptogámicas y bacterianas».

Los abonos nitrogenados provocan una sensibilización del cultivo de la uva al ataque de mildiu y botrytis.

Para los ataques muy severos de mildiu y royas se puede aplicar el caldo Visosa.

Observación.

Ataques de mildiu y roya están asociados a carencias o deficiencias de boro y cobre.

Para los ataques o problemas con ácaros en las parras se recomienda aplicar el caldo sulfocálcico.

Análisis del uso de fertilizantes químicos en el cultivo de la vid.

Diferentes venenos como el DDT, el carbaryl y numerosos fosforados, cuando son aplicados en parras (tratamientos foliares), provocan proliferaciones de ácaros rojos y amarillos.

Entre los fosforados se incluyen los propios acaricidas comerciales y también algunos fungicidas, como el captán, que aparentemente no es tóxico para los parásitos o predadores de ácaros.

Parras tratadas con venenos carbamatados (ditiocarbamatos como maneb, zineb y propíneb) tuvieron desarrollo altamente significativo de oidio.

Estos mismos ditiocarbamatos estarían asociados en el recrudecimiento de los ataques a las parras por botrytis (1966).

Por otro lado, la utilización de azufre también está relacionada con el estímulo de la proteosíntesis y se le atribuye la regresión del oidio y otras enfermedades.

Fungicidas como el captan estimulan particularmente el desarrollo de enfermedades como el oidio y otras.

El nitrógeno total en las plantas aumenta después de casi todos los tratamientos con fungicidas sintéticos.

Una planta, o más precisamente un órgano de la misma, solamente será atacado por un hongo o insecto en la medida en que su estado bioquímico, determinado por la naturaleza y por el contenido de sustancias solubles nutricionales, corresponda a las exigencias tróficas del parásito en cuestión”

Fuente original:

  • El A, B, C de la agricultura orgánica y harina de rocas.
  • Por jairo Restrepo Rivera.
  • Web: lamierdadevaca.com

Tratamiento fitosanitario para el cultivo de la vid o uva y afines – PDF

Política de Comentarios de EstoEsAgricultura


Responsable: EstoEsAgricultura | Finalidad: Gestión de comentarios | Legitimación: Tu consentimiento

Por favor lea nuestra Política de Privacidad antes de comentar.

Deja un comentario

También te puede interesar