suelo para uso agrícola

Suelo para uso agrícola. Tipos de suelo.

El suelo para uso agrícola, es una de las cosas más importantes a la hora de tomar la decisión para realizar un proyecto exitoso.

¿Qué tipo de suelo para uso agrícola es el más propicio?

Esta es la pregunta del millón 🙂

Podríamos decir que sabiendo de que está compuesto nuestro suelo, podremos empezar hacer los tratamientos específicos para lograr cosechas exitosas y un buen mantenimiento del suelo para uso agrícola.

Imitar a la naturaleza es un buen procedimiento para empezar y lograr tener un suelo fértil y sano. Cuando hablamos de tratamientos, nos viene a la cabeza la palabra gastos. Esto no siempre tiene porqué ser así.

Una buena rotación de cultivos, sumado a la aplicación de buenos fertilizantes orgánicos y otras técnicas regenerativas aplicadas a gran escala, son suficientes para disponer de suelos fértiles en un periodo de tiempo más que aceptable.

Con la agricultura orgánica obtendremos grandes resultados en la regeneración de los suelos.

Suelo para uso agrícola.

En la multiplicación de las plantas un suelo sano resulta de vital importancia. El suelo se compone de diminutas partículas de diferentes materiales rocosos y materia orgánica.

Las partículas más finas impiden el drenaje, de forma que el suelo se encharca y tiene poco oxígeno, en tanto que las partículas grandes permiten un drenaje libre y que el aire llegue a las raíces, pero hacen que el suelo se seque rápidamente.

El mejor suelo es el que contiene una mezcla de partículas de distintos tamaños, aunque para ser fértil necesita también minerales como el boro, el cobre, el hierro, el manganeso y el zinc, todos ellos esenciales para un desarrollo sano de la vida vegetal.

Los suelos con marga presentan una mezcla de partículas ideal, con un 8-25 % de arcilla, un buen drenaje y retención de agua, y un nivel alto de fertilidad.

Los suelos se clasifican según su contenido de arcilla, fango y arena; Para identificar un tipo de suelo, basta con coger una pequeña muestra del suelo húmedo entre los dedos.

De este modo, a la hora de propagar plantas, podrá preparar un suelo con la textura, la fertilidad y el drenaje adecuados.

Otro factor a tener en cuenta es la acidez, que se determina mediante el grado de pH, en una escala del 1 al 14.

Un pH por debajo de 7 indica que se trata de un suelo ácido, mientras que, si posee un pH superior a 7, es un suelo alcalino.

En el mercado encontrará el equipo necesario para averiguar el nivel de pH de su suelo.

Los esquejes requieren un pH bajo, ya que unos valores superiores a 6.5 favorecen la formación de un tejido calloso “duro”, lo que retrasaría el desarrollo de las raíces.

Además, mantener un pH de 4.5-5 le ayudará a evitar la proliferación de hongos. Para aumentar la acidez de los suelos alcalino, basta con añadir azufre al suelo.

Análisis casero de suelo

Método casero de análisis de suelo agrícola.

No te pierdas esta recopilación de videos sobre análisis caseros de suelos agrícolas o de cultivo.

Tipos de suelo para uso agrícola.

Suelo para uso agrícola [Suelo arenoso]
Suelo arenoso

Es un suelo seco, ligero, arenisco y con muy buen drenaje. No forma “bolas” al intentar moldearlo con los dedos, resulta fácil de trabajar y se calienta rápidamente en primavera, aunque no es demasiado fértil. Suele ser ácido (pH bajo).

suelo para uso agrícola [Suelo gredoso]
Suelo gredoso

Es un suelo de color pálido, poco calado, rocoso, con buen drenaje y baja fertilidad, es un suelo alcalino, con un pH de 7 o superior. Puede ser deficiente en minerales como el boro, el manganeso y el fósforo.

suelo para uso agrícola [Suelo Turboso]
 Suelo Turboso

Es un suelo oscuro y rico en materia orgánica, retiene bien la humedad, pero puede resultar excesivamente húmedo. Es un suelo ácido (pH inferior a 7), le suele faltar fósforo y contiene demasiado manganeso o aluminio.

Suelo Fangoso
 Suelo Fangoso

En un suelo sedoso o jabonoso al tacto, con partículas finas y contenido bajo de arcilla. Razonablemente fértil, retiene humedad, pero se compacta fácilmente, en especial al secarse.

Suelo Arcilloso
Suelo Arcilloso

Es un suelo húmedo, pegajoso, pesado y de drenaje lento. Si se prensa, se enrolla en una bola maleable que brilla si se aplasta. En muy fértil y tarda en calentarse en primavera, aunque se cuartea con el calor.

Manejo adecuado del suelo para uso agrícola.

  • Si nuestro suelo es arenoso se puede mejorar su estructura con pequeñas cantidades de arcilla. Riegue y abone con frecuencia, y añada materia orgánica para mantener la humedad. Los geles de retención de agua ayudan a pequeña escala.
  • El suelo gredoso suele ser suelo “hambriento” que rompe la materia orgánica con gran rapidez; cubra los arriates y los semilleros frecuentemente con materia orgánica, si es posible ácida, como corteza o estiércol.
  • El suelo turboso constituye un excelente suelo cuando se encala, drena y fertiliza. Añada tierra caliza o abono de hongos para lograr un pH de 5.8, y añada cascajos para mejorar el drenaje de los arriates y los semilleros.
  • Si nuestro suelo es fangoso, facilite la estructura margando o añadiendo abundante materia orgánica voluminosa. Suelo ideal para la propagación de plantas, especialmente para las primeras siembras.
  • Si nuestro suelo es arcilloso, añada tierra caliza para facilitar que las partículas finas se junten, pero deje canales de drenaje de arena gruesa o grava. Añada abundante materia orgánica voluminosa para abrir la estructura del suelo.
Esterilización de suelos

Cómo esterilizar el suelo del jardín.

Si planea utilizar suelo del jardín para elaborar sustrato casero, primero debería esterilizar a fin de eliminar los organismos dañinos, que pueden afectar a los esquejes o las plántulas durante la propagación.

Para ello, deberá cribar el suelo con el fin de extraer las piedras y terrones, y calentarlo a una temperatura mínima. Bien sea en un horno convencional o en un microondas.

Existen recipientes especiales para esterilizar el suelo, pero no resultan muy económicos.

Otra forma, es preparar el bancal o terreno seleccionado y cubrirlo con un plástico transparente. El objetivo es que le dé el sol y suba la temperatura en su interior. El tiempo que lo tendremos cubierto para que sea eficiente, será de unos dos meses.

Un método más abrasivo, es quemar una pequeña montaña de rastrojos y restos de poda encima de los bancales o en los terrenos seleccionados. Además, obtendremos fósforo después del proceso para nuestros futuros cultivos.

Tipos de suelo para uso agrícola pdf

Productos relacionados

Última actualización: 13 enero, 2020 11:07 pm
¡Valora nuestro trabajo!
(Votos: 1 Promedio: 5)

Política de Comentarios de EstoEsAgricultura


Responsable: EstoEsAgricultura | Finalidad: Gestión de comentarios | Legitimación: Tu consentimiento

Por favor lea nuestra Política de Privacidad antes de comentar.

Deja un comentario

También te puede interesar

¡¡¡¡ opss !!!

Nuestro trabajo se financia en parte, por los anuncios publicitarios. Ayúdanos a seguir adelante desactivando https://estoesagricultura.com en tu ad-blocker del navegador. GRACIAS